Lugares mágicos

Todas las entradas en la categoría Lugares mágicos

Solo Ventanas

Publicado marzo 4, 2013 por ophiel72

Paseo en invierno

siguiendo  aromas

que dejó un verano

de helados tejados

que  duermen

su siesta  al sol blanco.

 

Viajeras del día

en la platea

de un teatro

con tintes de vida

y  ermitaños momentos

donde un despistado fotógrafo

os descubre inmóviles,

pasajeras de mil vidas.

 

El blanco cielo azulado

de frío manto

partirá en mayo

con las primeras flores,

y tu lindo descanso

se teñirá en rojiza textura

de  cerámica y musgo

donde vendrá a descansar

fugaz como el viento,

un ave que yerra

en desesperada vida

donde un año

es todo nuestro camino.

 

Y cuando ya no estemos

para alumbrar ningún día

ni atesorar más mañanas

mis inmóviles amigas

quizá me recuerden

de un frío año

cámara y pluma

completamente solo,

observándolas.

Tejado-Nevado

Anuncios

Recordándote…

Publicado enero 7, 2013 por ophiel72

Las lágrimas ya no brotan

de la mortal fuente de mis ojos,

añoran el pasado verano

donde paseábamos por

veredas de un alma plena.

 

Un centenario árbol

que cedía agónico

ante una sierra de deseos

testigo de nuestro paso,

olvidadizo de que estuvimos.

 

En las largas orillas

de un aséptico río

estéril de vida

repleto de consejos

de sabios ya muertos.

 

Se obró la dicha,

quisiera que el milagro

de saber que entre millones

una sola estrella

iluminó mi gris noche.

 

Y a miles de kilómetros

de un suspiro

yazco en la hierba

de tus brazos

etéreos de deseo,

recordándote….

río

Secuestrado

Publicado enero 3, 2013 por ophiel72

Secuestrado en eternos

adioses de estaciones vacías.

Corto de equipaje,

solo botas de desdicha,

con billete caducado

y un revisor que no perdona.

Sin tí así estoy  yo,

paseante de andén por oficio

mozo de línea sin destino

maquinista sin ruta férrea

de abrazos en pasos a nivel.

Cuando un moderno tren bala

sustituya al viejo vapor que

siempre resuena en mi alma,

partiré con el silbato

que besó tus labios

en mi cartera de mano.

Y cuando quiten las vías

y el hombre deje de ser hombre

un eterno viajero

seguirá conservando su billete

por si nos encontramos en el cielo.

Vías a tí

Añoranza

Publicado diciembre 12, 2012 por ophiel72

Fino tañir de tu voz

entrecortada en telefónico hilo

de seda encobrecida,

por ondas de transparencia clara.

Son tus palabras

las que susurran a mi oído

con la música de un peregrino ayer

y un fugaz mañana.

Son las horas, blancas palomas

que escapan de tu lado

sin jaulas que las apresen

por mi muda ornitología.

Mil escusas he acumulado,

en el desván de mis ojos

para encontrarte en el país

de los sueños engalanados,

rodeada de insípidos transeúntes.

Y al descubrirte;

Inmóvil,

Distraída,

a través del cristal tibio

del escaparate de los sueños,

una fotografía parte

y engalana

con dulce purpurina,

el álbum de mi alma.

añoranza

Farola amiga

Publicado noviembre 3, 2012 por ophiel72

 

luna

Fotografía de Floriean Fotero – Derechos reservados – Publicada con permiso del artista – http://www.flickr.com/photos/florian_fotero

Anoche llegué tarde,

desesperado

con el abrigo helado

del abrazo de la luna

con mis ojos cansados

iluminados todavía

por la esquiva farola

que te observa

y en el silencio ve como huyes.

Y no estaba en casa

solo la cena fría,

un recuerdo del calor

que se pierde por la ventana

con la brisa del ayer,

sabe ya la luna que no estabas.

Por eso la farola no me habló,

ni me hizo señas

con su lento parpadeo

de una eléctrica tensión amiga.

Enmudeció la blanca luz

no quiso alarmarme

ni adelantarme lo que me esperaba,

una cama vacía

un pañuelo en el suelo

una carta con lágrimas en la mesilla.

Farola amiga tú lo sabias,

el día que no me amó

no luciste

y yo vanidoso

apreté el paso bajo tu sombra,

en vez de aprovechar

tu luz fundida

para fundirme en un beso

la dejé escapar

con prisas

por llegar a ningún lado

por zarpar de un lago seco.

Amiga farola

de cuerpo de hierro

de blanco cristal tu corazón

no ví tu luz

ni el camino

solo el eco de mis zapatos

que repiten el camino.

Lo sé amiga,

fui ciego

en la noche más oscura…