Siempre, siempre

Publicado abril 11, 2014 por laquehasliado

vista

 

He visto vender mundos

con el parpadeo agitado

que remolina el aire

torno a tus ojos.

 

Omnipresente testigo

de tus realidades

donde me provocas

ser un autodidacta del deseo.

 

Vencedor de arrojar guantes

en la cara de pecas

de lo prohibido

y que tú me callas.

 

Corredor de relevo sin testigo,

perdedor de tus maratones

por no recargar mi depósito

con el aliento del dios Apolo.

 

¿Qué me das?

¿Acaso lo que no he solicitado,

viene implícito en el contrato

que descansa sobre tu vientre?

 

Guillotinar mis debilidades

con la suave cuchilla de tu beso,

ahorcarme entre tus brazos

electrocutarme con tus caricias.

 

Mal prisionero he sido;

encarcelado por el único delito

de amarte y nunca…

decírtelo.

 

@by Rubén García Codosero (Ophiel)

Anuncios

Siempre Guillotinados

Publicado abril 1, 2014 por laquehasliado

Las puertas del metro son la guillotina de la esperanza, sesgando nuestra vida. Uno no viaja en el metro por el puro placer de moverse bajo tierra. Nadie quizás los zoólogos con tesis de topos, conejos o lombrices, puede deleitarse de esa luz artificial y de ese aire reciclado en mil pulmones.

Arrastrarse en el subsuelo no es hombres, quizás por eso los que se definen a dedo (su dedo) como superhombres, instalan sus despachos en lo más alto de los edificios.

La puertas del metro al cerrarse ante nosotros, rubrican con su sonido de chapa ahogada en grasa, que ese día estamos a merced del traqueteo del destino. Quizás los superhombres siempre se la juegan al destino (o lo pretenden) viajando en cómodos automóviles, sin comprender que hay puertas correderas, al final de toda vida.

@by Rubén García Codosero (Ophiel)

metro

La vida solo va en una dirección. Todos tenemos nuestra parada

Siempre soldado

Publicado marzo 14, 2014 por laquehasliado

Nunca quise ser soldado, siempre me conformé con una caña de pescar, una navaja para el campo, y unas botas de suela fuerte. Veía a los casacas rojas pasar por el pueblo, cortejar a las chicas, y bravuconear ante los otros hombres. Pero nunca quise ser soldado. Cuando el sol brillaba en lo más alto del cielo, y los botones de sus casacas cegaban de brillos a todo el mundo, tampoco quise ser soldado.

Cuando pasaban en su caballos peinados, con su botas negras como el azabache, sus espuelas de plata, sus monturas de cuero hidratado, tampoco quise ser soldado.

Ni en los desfiles del rey, ni ante el boato de sus sables ante los cuales los danzantes pasaban bailando en los salones de palacio, tampoco quise ser soldado.

Cuando empezó la guerra, y llegaban en carros, sin ojos, sin piernas, sin vida, tampoco quise ser soldado. Ante los desmanes y las críticas de mis vecinos, que rabiosos me llamaban cobarde, por no alistarme, por no defender este suelo del cañón de hierro, tampoco quise ser soldado.

Ni cuando fusilaron a mi hermano, o ahorcaron a mis padres, tampoco mi furia y mi tristeza quiso que fuera soldado.

Solo mayor de viejo, cuando se presento la muerte en mi cuarto, me rendí ante ella como si hubiera sido un soldado. Por luchar por mi vida, por cuidar de los huérfanos de la guerra, por sembrar los campos de la viudas, por ayudar al sacristán a enterrar a los muertos, esa fue muy guerra, luchar por la vida, y todos la que la siguieran.

Descanse en paz, vuelvo con mis padres y hermano.

 

En memoria de mi tío Fernando, reclutado a la fuerza con 12 años para la peor de todas las guerras, hermanos contra hermanos.

@by Rubén García Codosero (Ophiel)
La guerra es anti-humana

La guerra es anti-humana

Afianzar tu mirada

Publicado febrero 1, 2014 por ophiel72
Afianzar tu mirada
en cascadas de metal,
fotografiar con caricias
tu semblante delicado.

Pleitear al sol
para qué te no acaricie
ni un sólo átomo 
y no te quite siquiera el frío.

Déjame a mí
ser el amor 
que te reconforta
en tus soledades invernales.

No pretendo recibir 
sin entregarte mi beso,
regalarte delicados abrazos
arrojando todos mis candados.

No quiero acusar al magistrado
que te condeno en el pasado,
a no encontrarte 
y dejarte nadar sola.

No demandaré al villano
que nos hizo cruzarnos
mil veces antes de ahora
para ni siquiera mirarnos.

Ya están enlazadas nuestras naves
con la proa a favor del viento,
sólo navegar y surcar los mares
hasta dónde se terminan los cielos.

@by Rubén García Codosero (Ophiel)

Tu mirada

Tu mirada

Injusto Minotauro

Publicado noviembre 24, 2013 por ophiel72

Injusto Minotauro

de pelo duro y negro

que huyes del enfrentamiento

incumpliendo el contrato de tu nacimiento.

Has alquilado el laberinto

a los inmigrantes del ahora,

que tienden sus gastadas ropas

sobre tus oxidadas trampas.

Me has fallado Minotauro,

me he preparado largos años

en escuelas de valor

y ahora diploma en mano

rehúsas mi presencia.

¿Acaso no soy un digno Teseo?

¿No brilla mi armadura

y ruge mi espada al viento?

Dime Minotauro ¿Por qué me fallas?

Soy un príncipe que hipotecó su corona,

despidió a su senescal con lo puesto,

dejó a su reina en la boca del metro.

Solo quiero vencerte para justificar mi vida,

una derrota más no creo que te importe,

ten mi botella y gira la cabeza….

¿Me escuchas Minotauro?

¿Me ignoras? ¿Te rindes?

Dame siquiera el aprobado,

tiende tu pezuña descolorida

y firma mi contrato…

no me falles Minotauro,

ya no quedan dioses a quién implorar,

solo el cepillo hueco de los templos.

¡Minotauro! ….¡no me falles!

Tú; no…Minotauro.

Minotauro

@by Rubén García Codosero (Ophiel)

Despertar en abrazos

Publicado septiembre 5, 2013 por laquehasliado

Despertar en abrazos

recién horneados

en el obrador de nuestro pecho

crujientes y dorados.

Flaquear en recuerdos

generosos en caricias

como los rayos del sol

con su hermana la mañana.

Imaginarse venerados

como dioses del pasado

ante la mirada piadosa

del gorrión de nuestra ventana.

Intuirse sagrados

entre tañidos de campanas

que redoblan al cielo

por vernos de luz embriagados.

Y por fin descalzos

subir en penitencia

por las calles empinadas

de la conciencia,

para arrojar al barranco quebrado

las malas intenciones de hilo

que nos forjaron los hombres.

Desprendiéndonos  del apellido

que nos impuso un padre

de ojos entornados por la codicia

de querer ser lo que no fuimos

y ser lo que quisimos.

Tolerancia cero embarrada

con los que codician

la llave de nuestra dicha.

Obviar la verdad de las masas

que solo se desgañitan

con el quiero que hagas eso

y dame de aquello también.

Ya no hay hogar para los lobos

al norte de nuestro edén

allí donde nace el cielo

y donde no alcanza el necio.

@by Rubén García Codosero (Ophiel)

Arvo Pärt

Llamarada

Publicado agosto 27, 2013 por ophiel72

En la calle donde pierde

un país su nombre,

vi marchar

el sueño de mi alma.

No corrí como

un jubiloso centauro

tras sus pasos

de miradas canela.

Soy el avestruz de mis temores

ocultando sentimientos

en mis bolsillos

de tela ya rotos.

Incurrir en el delito

de esconder tú fotografía

en conglomerado

de aplicaciones estériles.

O acusar a compañías

telefónicas que vives lejos

y añorar al tren

que nunca parte a la hora acordada.

Dejar marcharte

como el pájaro enjaulado

envidiando a la nube

que te acoge en sus brazos

del vapor de mi mirada.

No quiero el título de cobarde,

¡Decirme donde lo devuelvo!

solo al dueño

de la mirada que me despierta,

me persigue y me sueña.

Huraño de valentía

especulador de mañanas

esta vida se me escapa

jugando tranquilamente a las chapas.

¡Arde coraje!

prende mi vida

templa mi voluntad

hazme de delicado acero

de luz

de amor

de sus miradas.

Respiraciones pausadas;

es ….su llamada.

arde llamada

@by  Rubén García Codosero  (Ophiel)